¡Feliz miércoles!🥳🥳 ¿Cómo van los preparativos de vuestra boda? ¿Tenéis el gran día a la vuelta de la esquina y comienzan a aflorar los nervios?😅

No te preocupes, ya está todo hecho. Ha sido un proceso que ha durado meses y meses, un proceso en el que os ha dado tiempo a dejar todo listo para poder disfrutar de vuestra boda.

Siempre parece que queda algún cabo por atar, peeero si no se cierra, el día de la boda sigue siendo estupendo. No se detiene, así que libera tensiones e intenta estar tranquila en la última semana.

Sé que es el típico consejo que dice todo el mundo y que resulta obvio, pero no es tan fácil ponerlo en práctica. En la última semana hay muchas pequeñas cosas: llevar la decoración al restaurante, recoger algunos pedidos hechos a última hora, organizar a la familia que va llegando los días de antes, etc.

No te olvides de la importancia de delegar. Has llevado a cabo tu plan al detalle, llega el momento de confiar en las personas más cercanas para que te echen una mano con lo que queda.

Tu primo o tu hermana pueden ir al aeropuerto a recibir a ese familiar que llega el día de antes.

Tus amigos llevan ofreciéndote su ayuda durante meses, puedes pedirles que se encarguen de colocar la decoración del banquete. Si eres de las que quiere saber cómo está todo exactamente, podéis hacer una videollamada cuando esté todo listo e ir retocando y moviendo los elementos para que estén tal y como tú quieres.

En cuanto a recoger pedidos o encargos como pueden ser las alianzas, es algo que no requiere de tu presencia al 100%, envía a alguien a que haga eso por ti.

¡Qué de cosas pueden aparecer la semana anterior!, pero que importante es no perder de vista el objetivo, el por qué se ha preparado todo. Si no lo perdemos de vista, toda la preparación queda en segundo plano porque se está celebrando algo que supera todo eso.

Por supuesto, queremos que la boda salga lo mejor posible, por eso le hemos puesto tanta dedicación; pero no podemos dejar que los preparativos nos absorban.

Si esto sucede, llegará el día de la boda y aunque quieras, no conseguirás hacer «click» y cambiar el chip. Seguirás en modo organizativo deseando que todo salga bien. Cuando os vayáis de la boda sentirás que no has disfrutado el día como debías y es algo que no vuelve. Así que, de verdad, vamos a ir soltando cosas poco a poco para poder estar al 100% en la boda.

Muy bien todo lo que hemos hablado, pero lo que quieres son consejos para dormir la noche de antes, ¿verdad? ¡Ni que fueses a comprometerte con una persona para toda la vida!😂 Lo entiendo, es algo que quita el sueño. No hablamos de una cosa pequeñita y causa muchos nervios.

Así que voy a darte algunos consejos que me ayudaron para dormir como un lirón la noche anterior a mi boda:

1.Dedicad un rato juntos

Lo que os decía, no pueden absorbernos los preparativos. Lo importante en toda esta preparación sois vosotros dos, nadie más.

En otro contexto puede sonar muy egoísta, pero en este caso tenéis que tener en cuenta que todo el mundo estará en la boda por vosotros; pero sois solo vosotros los que os comprometéis para siempre.

No es una cosa pequeña, así que es muy importante que no seáis un complemento, sino que lleguéis preparados completamente.

Como os comentaba, los días previos son durillos porque hay que preparar mucho a última hora y sale cierta tensión. No os preocupéis, es normal.

Lo mejor es que fijéis un día de la semana para estar juntos los dos, sin nadie más y sin hablar de preparativos, durante al menos dos horas. Contaos cómo os sentís, qué es lo que más os preocupa, lo que os tiene más felices, recordad por qué quisisteis dar este paso y, si sois creyentes, visitad alguna iglesia por la que sintáis cariño y ofreced de nuevo este gran paso que vais a dar.

Este plan puede ser un pequeño oasis en medio de tanto caos y ajetreo que os ayude a centraros y vivir con más tranquilidad la semana.

2.Levántate y acuéstate pronto

¿A cuántas os han dicho: «tenéis que dormir bien para la boda»? Qué fácil sale de nuestra boca, pero que cuesta arriba se hace el cumplirlo…

Forzando un poco al cuerpo, podemos ayudar a que los ritmos acompañen a este deseo de dormir un poquito mejor. Vamos a despertarnos a las 8 a.m. el día de antes y vamos a intentar estar en la cama antes de las 22.30 (calculando que nos costará un poquito dormir).

Si tienes boda de mañana y has tardado en dormirte, aunque la maquilladora esté en casa a las 9 de la mañana, habrás podido dormir 7-8 horas.

Lo hagas por lo que lo hagas, es muy importante dormir: no hay mejor maquillaje que una cara descansada, vas a disfrutar mucho más, vas a poder centrarte en cada momento que pase el día de la boda.

3. Toma algo con amigos

Esto puede salir muy bien, o puede salir muy mal: depende de cómo lo plantees. Sinceramente, creo que no es el momento para quedarse de copas hasta las 3 de la mañana. Hay mil días mejores para hacer esto.

Peeero, como la compañía de los amigos no hay nada. Pueden ayudarte a desestresarte un poquito y a estar más relajada. Una muy buena opción es quedar con vuestro grupo más cercano (si tenéis grupos distintos, no pasa nada por juntarlos) y pedir que os ayuden a preparar la iglesia.

En la preparación de la iglesia suelen salir los nervios porque ya se acerca el momento, es lo último que prepararéis antes del día B. Si están tus amigos, podréis tomar algo después y ya verás que lo agradeces.

Eso sí, ponte hora de vuelta a casa: hazlo antes de estar con tus amigos, porque una vez estés animada prolongarás la hora de irte. No tienes por qué quedarte hasta el final, la gente puede seguir y tú vete a casa a descansar, ya sabes, a dormir pronto.

4. ¡STOP prisas!

Sé que son consejos obvios, lo sé. Pero si uno no para a pensar un poco entra en un bucle de velocidad y es difícil salir.

Mi consejo es que la semana anterior ates todos los cabos sueltos posibles para que el día anterior a la boda todo fluya con calma. ¿Te tienes que hacer las uñas? Perfecto, con calma y tranquilidad arréglate las uñas, tómate un almuerzo, date un paseo, etc.

Que todo fluya con tranquilidad, evitemos las prisas.

5. Ayuda extra

¿Remedio poco natural? Bueno, depende de la opción que elijáis. Pero si sois de sueño inquieto, podéis tomar una ayuda extra con dormidina, melatonina, gominolas para dormir…lo que os vaya bien y ¡a tener dulces sueños!

¡Ya está! Estos son mis consejos para poder dormir un poquito más tranquilas para el día de la boda. ¿Te has casado ya? Cuéntame que fue lo que mejor te funcionó a través de Instagram. Un besote!!😘😘

Cerrar
Perfiles en Redes Sociales