¡Feliz miércoles! 🥳🥳¿Qué tal estáis? Yo super contenta del amor que le estáis dando a la web, gracias de corazón. Es muy bonito ver que esta ventanita al mundo va creciendo con vosotras.

Estas semanas he estado dándole vueltas a la cabeza sobre cómo han cambiado nuestras bodas y qué cosas podían sustituirse por nuevas versiones, que fuesen más higiénicas y que pudiesen quedarse una vez pasado el covid. Entre estas cosas, estaban las mesas personalizadas: ya fuesen dulces, de quesos o de embutidos.

Ahora mismo lo pienso y hasta me agobia un poco pensarlo. ¡Dios mío! ¿Cómo podíamos meter las manos en la misma bandeja 200 personas, que a su vez estaban comiendo otro tipo de cosas que sumaban grasita y porquerías varias a los quesos? Por no hablar de las uvas desperdigadas que se caen al suelo y que los invitados muy amablemente devuelven a su sitio original (que sí, no os escondáis, lo tengo grabado jajaja)

Yo que soy super fan de estas mesas, pensando más allá del covid, en las cenas no volveré a hacer tablas de más de 6 invitados, de modo que esté todo un poco más limpio y controlado. Igual que no compartes un chupachups con el resto de la mesa, no repartas babas a través de una bandeja compartida por tanta gente.

Bien, ya tenemos motivos para eliminar estas mesas, que además no están permitidas. Pero, ¿y lo monas que quedan? No solo son una forma de alimentar a los invitados, es toda una puesta en escena en la finca que elijamos. ¿Tenemos que renunciar a ello? Para nada.

Y por este motivo os digo que llevo unas semanas dándole vueltas a la cabeza. ¿Qué podría sustituirlo?

1. Puesto de helados

Un puesto de helados puede quedar precioso. Por supuesto, hay que pensar en la temporada en la que nos encontremos. Si la boda es en diciembre, pocos querrán tomar uno. Pero si es en agosto, ¿no os parece genial?

Foto: Esther Conde

Para que no se descongelen tenemos dos opciones:

  • Puesto de helados: como los de toda la vida, con unos cuantos sabores que gusten a todo el mundo (chocolate, nata, vainilla…), las tarrinas/conos y alguien del personal que se encargue de servirlos. Me parece ideal, pero no es lo más económico, eso es cierto. Para que no os pongan tantas pegas en el restaurante podéis encargaros del alquiler del carrito y de la compra de los helados, así solo tendréis que pedir que uno de los encargados del cocktail se encargue de repartir.
  • Helados individuales: la opción más económica y que puede quedar genial. Yo colocaría dos mesas con expositores. He encontrado unos muy económicos que, en caso de que no los queráis después de la boda, podéis vender de segunda mano. Para una hora de cocktail funcionarán seguro. Dependiendo del número de invitados elegiría 2-4 bandejas de este tipo (es decir, entre 80 y 160 euros). Para los helados, podéis dividirlo por tipos: helados premium (con galleta o sabores especiales) en una bandeja, sabores clásicos en otra, helados en conos…
Foto: Ella se viste de blanco

Para terminar con la mesa, pensad siempre en los elementos que acompañen en la estética. Podéis hacer una cartulina grande que indique que se trata de un puesto de helados, recubrir la mesa con un mantel de rayas verticales que simule los clásicos carritos, etc.

2. Puesto de fruta

Esta opción es, sin duda, de las más económicas y resultonas, ya que darás mucho color a tu boda. Hay que seguir consejos muy sencillos como no cortar la fruta antes de tiempo. Lo ideal sería hacerlo el mismo día, pero entendemos que no será posible, por eso hazlo la tarde del día anterior. Llevadlo al restaurante y aseguraos de que se mantenga refrigerado.

Además, si eliges fruta que no se oxide mucho, mejor. En el sabor no cambia, pero si entra por los ojos mucho mejor. Algunos ejemplos son la sandía, fresas, kiwi, naranja, uva, piña…

Los envases, escógelos de usar y tirar transparentes, para que cada invitado pueda ver qué contenido hay en cada vasito de fruta. De esta manera, podrás jugar con la variedad y hacer pequeñas macedonias, otros vasos de una sola fruta y algunos que mezclen solo 2 ó 3 frutas. Muy importante que prestéis atención al tamaño de los recipientes. Si son muy grandes puede dar sensación de pobreza al quedarse medio vacíos, pero hay muchos envases que sirven para transportar salsas y que solo tendrían espacio para dos trozos contados, así que…¡Muy atentas!

3. Mesas dulces

El clásico candy bar readaptado que tanto hemos visto en estas bodas. No es la idea más original que os doy, pero no podía faltar aquí. En lugar de tener todo mezclado a la mano de todos, podéis crear bolsitas individuales con chuches que gusten a la mayoría. Para que se conserven blanditas, lo mejor son las clásicas bolsas de plástico. Así no quedan mal, pues dan color; pero si buscáis otra estética, podéis cubrir esas bolsitas con otras de tipo Kraft. Y podéis rematarlo cerrándolas con una pegatina con vuestro logotipo.

Foto: La fiesta de Olivia

Esto será, sin duda, el centro de la mesa, pero además podéis añadir otros elementos que vengan con empaquetado individual como Kinder bueno, huevos de chocolate, peta zetas, etc.

Foto: La Tavola Dulce

Hace tiempo os dejé una entrada con ideas para vuestro candy bar que podéis readaptar a la situación actual, así que os la dejo por aquí para que le echéis un ojo.

Seguro que se os han ocurrido más ideas, así que os espero en Instagram para que me las contéis. Os mando un besote!!😘😘

Cerrar
Perfiles en Redes Sociales