Cómo organizar tu boda: una guía paso a paso para la cuenta atrás

¡Te casas! ¿Y ahora qué? Te doy una guía sobre cómo organizar tu boda paso a paso, para que la cuenta atrás sea más fácil para vosotros, novios. ¿12 meses antes es suficiente?¿mejor 6? Lee el artículo para saber más.

Si estás aquí, puedo decir casi sin equivocarme que la cuenta atrás para tu boda ha comenzado. ¡Enhorabuena!

A partir de ahora comienza un tiempo precioso que puede teñirse de estrés si no sabemos organizarnos. La preocupación más grande al comenzar surge ante la siguiente pregunta: ¿por dónde empiezo?

Aunque puedan parecer tres o cuatro cosas, hasta la boda más sencilla tiene muchísimos pequeños detalles que no se pueden dejar al azar.

Tanto si eres de las que quiere organizar todo al detalle, como si prefieres simplificarlo al máximo, hacer un plan de organización será la clave para llegar a todo sin agobios. En cuanto al tiempo necesario, lo ideal es un año, pero en cinco meses puede llegar a organizarse una boda al completo, dependiendo del número de invitados y del concepto de la boda. En este caso vamos a ver los pasos a tener en cuenta considerando un año entero.

12 meses antes

En este mes lo más importante es disfrutar del compromiso y anunciárselo a la gente que más quieres.

Seguro que no hace falta que te diga que puedes empezar a buscar inspiración, porque con la emoción, ¡eso sale solo! Qué estilos te gustan para el vestido, con velo o sin velo, una boda temática o clásica, religiosa o civil…

Tampoco podemos olvidar el presupuesto. Este paso es fundamental y no se puede avanzar sin haberlo acotado primero. Una vez se fije, pueden hacerse concesiones en algunos aspectos si os gusta algo que no encajaba con vuestro presupuesto inicial, pero así seréis conscientes. 

Como sabéis, soy una defensora de las bodas, aunque el presupuesto sea ajustado siempre puede celebrarse la boda, todo es adaptarse. Por eso, si partes de un presupuesto de 5.000 como de 60.000, todo irá bien si tu pareja y tú tenéis esto hablado.

Sabiendo esto, podéis contar con la ayuda de una wedding planner que os facilitará el contacto con proveedores y os ahorrará mucho tiempo. Además, se encargará de que los pequeños detalles estén el día de la boda y estará presente en todo el proceso.

Contrario a lo que puede pensarse, tener una wedding planner puede ayudarte a ahorrar miles de euros. La clave es que haya confianza entre ella y vosotros, los novios, y que se ajuste al presupuesto que habéis marcado.

10 meses antes

Ya tienes una idea aproximada de lo que quieres, ¡tranquila!, hablamos de una idea aproximada, no de tener claro el tono del labial a estas alturas. En estos meses, habrás ido conociendo mejor los precios de cada servicio e inconscientemente tendrás tu checklist con prioridades

Llega el momento de que os sentéis y establezcáis prioridades. Por ejemplo, puede que te guste tener photocall, fotografía, vídeo, cortador de jamón, autobús para el traslado de los invitados, un regalo para cada invitado…pero el presupuesto exige renunciar a algo.

Para algunos será más importante tener el autobús por la distancia entre la ceremonia y la celebración posterior y preferirá prescindir del detallito para los invitados. En cambio, otros priorizarán el dar un regalo a los invitados como muestra de su agradecimiento y cariño y prescindirán del autobús.

Tanto si os sobra presupuesto como si no, no os preocupéis: es vuestra boda y la gente que os quiere estará contenta si os ve felices y disfrutando. Lo demás es solo una ayuda.

10 meses antes de la boda conviene reservar el restaurante, especialmente si vuestro presupuesto es ajustado. Cuanto menor sea el presupuesto, mayor será la previsión para no quedarnos sin esos servicios que están a mejor precio.

Puede pareceros mucho tiempo, pero creedme: incluso a estas alturas puede que esté reservado el espacio que teníais en mente.

Si no conocéis restaurantes, tenéis aquí un artículo con una lista de restaurantes buenos, bonitos y baratos para celebrar vuestra boda en Madrid.

Podéis mirar por Internet, pero no reservéis nada sin haberlo visto en persona. Como en muchos otros ámbitos, hay gente que aprovecha la ilusión de los novios para estafar. Sed observadores y si tenéis amigos que se hayan casado antes que vosotros, comentadles vuestras dudas y vuestras visitas, pueden daros consejos muy útiles.

Por cierto, no olvidéis reservar la iglesia en caso de que sea ceremonia religiosa, porque aunque es más difícil que a estas alturas esté reservada, puede pasar.

8 meses antes

En estos meses hay que tomar muchas decisiones, especialmente en la elección de aquellos profesionales que queremos que participen en nuestra boda. Como sucedía con el restaurante, si hay alguien que no queréis que os falle el día de vuestra boda, escribidle y cerrad el contrato lo antes posible. 

Elegid quién os maquillará y peinará (¿a domicilio o en la peluquería?), quién será vuestro fotográfo, vuestra videógrafa, quién se encargará de las flores (¿serán de estilo romántico, silvestre…?), etcétera.

Otra cosa a tener en cuenta es a los invitados. Debéis partir de una idea aproximada del número de invitados que asistirán.

Ahora, sabiendo esto, hay que cerrar un poco más la lista añadiendo nombres. De esta manera, iréis ajustado todo poco a poco. Además, puede haber gente que venga desde lejos o que no queréis que falte bajo ningún concepto.

Para evitar que coincida con algún viaje o cualquier otro evento podéis enviar un save the date. Podéis hacerlo formal a través del correo postal u optar por el Whatsapp o el correo electrónico.

En el diseño no hay que aportar toda la información del evento, con que aparezca la fecha y vuestros nombres anunciando el enlace es suficiente.

Respecto a la luna de miel, ¿tenéis ya destino? No me refiero a reservar los vuelos y el hotel (aunque no es mala idea hacerlo ya), sino a saber el lugar concreto. Si lo sabéis, podéis empezar con todo el protocolo “vacunil”. No os despistéis porque a veces requiere un tiempo de hasta 6 meses. Unido a esto, recordad, el pasaporte al día si salís fuera de la Unión Europea. 

Podéis ir mirando ideas para vuestro vestido, probaros alguno…

Mi recomendación personal es que esperéis un poco más para comprároslo y que, cuando os guste mucho uno, le déis al menos una semana de margen para ver si realmente queréis que sea vuestro vestido o si simplemente os gusta. En el caso de que os lo hagáis a medida, es un buen momento para ir eligiendo telas y el profesional que os lo confeccionará.

6 meses antes

Llegamos a medio año antes de la boda y ya hay muchas cosas hechas: floristería, maquillaje, peluquería…¡mucho más de lo que pensabas! Ahora es el momento de ir concertando citas para los próximos meses: pruebas de menú, prueba de maquillaje y peinado, elegir los arreglos florales, toma de medidas para el vestido…

También hay que ir cerrando las invitaciones, las cuales puedes diseñarlas tú misma o contar con la ayuda de alguien que se dedique profesionalmente a ello. Si quieres encontrar inspiración, en este enlace tienes diferentes ideas para hacer la invitación acorde con tu boda.

¿Tenéis damitas o pajes? Elige el estilo que más te guste y busca diseños. Comienza a hacerlo ahora para que los peques puedan ir a las pruebas con tiempo, ya que irán coordinados y no siempre son de la misma familia.

Cuando impliques a los demás, intenta darles un margen de tiempo.

4 meses antes de la boda

En estos meses conviene hacer un sprint final para poder llegar más desahogados a la boda. Quienes han pasado por esto antes que vosotros os asegurarán que, aunque hayáis ido preparando todo, el último mes hay mil cosas por hacer.

Por eso, si hacéis el esfuerzo de atar todos los cabos posibles en estos meses, las semanas previas a la boda serán mucho menos estresantes.

Anteriormente habías concertado las citas para las pruebas, ahora tenéis que ir eligiendo las opciones que se os ofrecen. Además, ya es hora de repartir las invitaciones. No lo retraséis en exceso, pues puede haber gente que piense que no está invitada o que no tenga el día libre. 3-4 meses de antelación es el tiempo perfecto.

Si os estáis haciendo el vestido o el traje a medida puede que no esté terminado y sea un “boceto”, pero tendréis ya una idea mucho más clara del resultado final que cuando empezásteis.

Por ello, podéis lanzaros a comprar los complementos: pendientes, tiaras o tocados, estolas o capas para novias de invierno, zapatos, gemelos, corbata…y, no menos importante, la ropa interior adecuada. No es lo mismo llevar un vestido de corte sirena que un vestido de corte princesa (¡el cancán, que no se os olvide!).

¿Está claro el vestido de las damitas? ¿Y el fajín? ¿Los zapatos de qué color serán?¿Y de dónde? Si has recibido estas preguntas, sabes que es la hora de responder a estas cuestiones. Crea un grupo con los padres de las damitas y pon un mensaje detallado en el que se fijen las prendas, colores, tiendas y todo lo necesario para las pequeñas.

¿Queréis añadir elementos decorativos?Adelante, todo lo que podáis, dejadlo hecho. Para disfrutar de los preparativos, cread una playlist juntos e id añadiendo las canciones que queréis que suenen en el gran día. 

2 meses antes de la boda

Si habéis seguido este planning, ya está todo hecho.

Ahora solo quedan las pinceladas (que no son pocas): últimas pruebas de vestido, encargar las alianzas y las arras, confirmar invitados, hacer el seating plan (dónde se sienta cada uno)…

2 semanas anteriores

En estas semanas suelen comenzar los pagos por los servicios, tenedlo previsto para no llevaros sustos.

En el restaurante os pedirán que cerréis definitivamente el número de invitados y tendréis que llevar los adornos y toques personales que queráis añadir.

Si vais a hacer algo especial durante el baile, contactad con el DJ (a veces lo incluye el restaurante) y contadle vuestra idea, para que todo marche sobre ruedas.

Recordad pulir detallitos como los saquitos del arroz, regalos para los invitados, kit de emergencia de los baños, zapatos de cambio para el baile, maleta para la luna de miel…

LLEGÓ EL DÍA

Habéis hecho un gran trabajo para llegar a este día, despreocupaos completamente.

Seguramente alguna cosa fallará, pero solo seréis conscientes vosotros. Por experiencia os digo que los invitados no se enterarán.

Después de tanta preparación, veréis que es un día que se escapa en un momento, así que mi único consejo es que disfrutéis al máximo y os despreocupéis de todo.

¡A disfrutar!

Como siempre, nos vemos en Instagram. Un besote!!😘😘

Cerrar
Perfiles en Redes Sociales